Seguir una dieta keto puede alterar la microbiota del intestino

Jueves 28 de Mayo del 2020

Las dietas cetogénicas o keto, bajas en carbohidratos y altas en grasas, promueven cambios en la flora intestinal que reducen la inflamación asociada a enfermedades autoinmunes que afectan al intestino, según un estudio.

La dieta keto puede alterar la microbiota del intestino

Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido en Whatsapp Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido en Menéame Compartir contenido por email

En los últimos años se han encontrado evidencias científicas que muestran que las dietas keto o cetogénicas –que se caracterizan por ser bajas en azúcares e hidratos de carbono y altas en grasas– proporcionan diversos beneficios para la salud, como ayudar a combatir el virus de la gripe o a prevenir determinados tipos de cáncer, y también se han propuesto para disminuir la inflamación y favorecer la pérdida de peso y la salud del corazón.

Seguir leyendo...

El modo de combinar los alimentos puede aumentar el riesgo de demencia

Jueves 14 de Mayo del 2020

Sabíamos que la dieta que llevemos puede interferir en la salud de nuestro cerebro. Ahora, un estudio ha revelado que la forma en la que se combinan los alimentos también podría ser crucial en el riesgo de desarrollar demencia.

la manera de combinar los alimentos puede aumentar el riesgo de demencia

Llevar una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a mantener una buena salud cerebral, evitando muchas enfermedades. Así, investigaciones anteriores ya demostraban que las dietas ricas en pescados, vegetales de hojas verdes, frutos secos, granos enteros y bayas podría reducir el riesgo de demencia, pero muchos de estos trabajos solo se centraban en la cantidad y en la frecuencia con la que se ingerían los alimentos. Ahora, un nuevo estudio también ha analizado la forma en la que se combinaban los alimentos, encontrando que también podría interferir en el riesgo de desarrollar demencia en la tercera edad.

Seguir leyendo...

Alergia a cereales

Jueves 14 de Mayo del 2020

La alergia alimentaria al grupo de los cereales es una sensibilización por parte de nuestro sistema defensivo ante algún componente, normalmente proteico, presente en este grupo de alimentos y que nuestro organismo interpreta como perjudicial. Ese mismo compuesto, para la mayoría de las personas es inocuo y no provoca ninguna reacción. De este modo, cuando el sistema inmunológico, que es quien se encarga de la defensa, detecta algún componente de los cereales que considera peligroso, se desencadenan una serie de reacciones en nuestro cuerpo destinadas a luchar y enfrentarnos contra esa “proteína potencialmente nociva”.

El cereal que mayor cantidad de reacciones alérgicas alimentarias provoca es el trigo, especialmente durante la infancia y en zonas o países donde su consumo está muy extendido. Es uno de los motivos por los que se recomienda no introducir los cereales en la dieta del bebé hasta los 5-6 meses. En la edad adulta, el cereal con mayor porcentaje de personas alérgicas es, en cambio, el arroz.

También pueden provocar reacciones alérgicas otros cereales convencionales como la avena, el maíz, el centeno o la cebada. La espelta y el sorgo puede provocar reacciones alérgicas con menor probabilidad, además estas sensibilizaciones tienden a desaparecer a partir de los cinco años. En cambio, el mijo rara vez produce reacciones.

Seguir leyendo...

Disgustos que quitan el hambre y por qué sucede

Jueves 14 de Mayo del 2020

Disgustos, preocupaciones y pensamientos negativos en muchas ocasiones quitan el apetito. ¿Por qué? “Esta circunstancia está directamente relacionada con nuestro mecanismo fisiológico de respuesta ante el estrés y las hormonas que intervienen en este. En un primer momento nuestro cuerpo reacciona ante una posible amenaza segregando adrenalina para prepararnos para la acción; esto inhibe la sensación de apetito y moviliza la grasa en el organismo. Por el contrario, si el estrés se mantiene en el tiempo, prima la segregación de cortisol (conocida como la hormona del estrés), lo que aumenta la sensación de apetito”, explica a CuídatePlus María González, psicóloga del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

La experta comenta que la sensación aguda de estrés provoca, aparte de la inhibición de apetito, otros síntomas físicos como puede ser la hiperventilación, opresión en el pecho y la contracción del diafragma, lo que nos genera el conocido “nudo en el estómago”.

Cuando esa tristeza o preocupación pasa, y, si no hay ninguna enfermedad de base, el apetito vuelve ‘como por arte de magia'. “Nuestro cuerpo sabe regularse y cuando superamos esa preocupación y se reduce la ansiedad, el apetito suele volver a ser el habitual de forma más o menos rápida”, señala Andrea Marqués, nutricionista del IMEO.

Seguir leyendo...

Cómo adelgazar de forma sana y saludable y no recuperar el peso perdido

Martes 21 de Abril del 2020

Cientos de millones de personas en todo el mundo sufren obesidad. Esta plaga afecta a individuos de todas las condiciones sociales (aunque varios estudios han incidido en la relación entre esa afección y una baja situación económica) y lleva a que muchas de ellas traten de ponerse a dieta para tratar de adelgazar y perder el peso que les sobra.

El problema es que la mayoría de las personas que se enfrentan a un plan de adelgazamiento lo hacen de manera temporal, como una forma de bajar peso, pero no como una idea firme de cambiar su alimentación a largo plazo. Eso solo genera frustración y que ese problema de obesidad siga extendiéndose, por lo que la solución debe afrontar la situación de manera global.

Seguir leyendo...